Somos Prensa
America Latina

América Latina: cuando Trump roba un banco

Lea este artículo en alemán.

‘Robo de banco’ fue el titular elegido por medio de noticias latinoamericano Connectas para cubrir la próxima elección del nuevo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), mientras que Michael Shifter, del grupo de expertos Diálogo Interamericano, escribe en La política exterior, lo colocó en un contexto más amplio: ‘Para la administración Trump, parece haber solo dos opciones para tratar con las instituciones multilaterales: retirarse (…) o hacerse cargo de ellas’.

Hasta la fecha, más allá de numerosos estudios, estadísticas periódicas y financiación de varios megaproyectos controvertidos, el prestamista con sede en Washington (que forma parte del Grupo del Banco Mundial) ha producido poco en forma de controversia, fiel a su naturaleza como uno de un grupo de instituciones internacionales algo en escala de grises más reconocidas por la burocracia que por los escándalos.

Como tal, la elección del ejecutivo del banco fue en general tan emocionante como el proceso para elegir al jefe de la FIFA, dado que el candidato preferido ya había sido acordado a través de los canales diplomáticos habituales entre bastidores. Esta vez, sin embargo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, rompió con la convención y nominó a Mauricio Claver-Carone para el cargo hace dos meses, y de repente, una escena diplomática latinoamericana generalmente lenta, en ese momento se centró principalmente en posibles tratamientos y vacunas contra Covid. 19, fue lanzado a toda velocidad.

Las convenciones del BID

Cabe señalar que, desde su fundación en 1959, el BID no ha tenido más de cuatro presidentes: un chileno, un mexicano, un uruguayo y, desde 2005 a la actualidad, Luís Alberto Moreno, un colombiano. Este año, la figura política y jurídica argentina Gustavo Béliz y la ex presidenta costarricense Laura Chinchilla tenían la esperanza de suceder a Moreno, aunque ambos carecían de experiencia financiera y ciertamente no eran claros favoritos.

En vista de la mayoría de votantes latinoamericanos, hasta la fecha ha habido una convención extraoficial de que el presidente debe provenir de la región, pero estar flanqueado por un vicepresidente de Estados Unidos; Washington también ha mantenido vetos informales sobre una serie de cuestiones. En su artículo, Michael Shifter describe esta configuración como «no un mero ritual». Más bien, es una forma en la que las administraciones republicanas y demócratas por igual han fortalecido la legitimidad y la eficacia del BID ”.

En la era post-Covid, el BID y sus líneas de crédito jugarán un papel importante en la recuperación de la región.

En Claver-Carone, sin embargo, Trump ha seleccionado a un candidato que no tiene absolutamente ninguna experiencia financiera, un abogado de ascendencia cubana, que resulta ser uno de sus asesores de seguridad nacional y tiene fama de ideológico de línea dura: ve los estados socialistas de Cuba y Venezuela como abominaciones que deben ser puestas de rodillas como cuestión prioritaria. Como tal, es el representante perfecto de la ‘Política del gran bastón’ de Trump, que busca reactivar el enfoque de Theodore Roosevelt para expandir la influencia estadounidense mediante demostraciones públicas de poder militar junto con chantaje económico cuando sea necesario.

De ser elegido para el cargo, Claver-Carone sin duda agravaría la polarización de América Latina. ‘Su trabajo será impulsar la agenda de seguridad de Trump’, escribe María Camila Hernández en Connectas, y agregó que Trump también está buscando ganar puntos brownie en el estado natal de Claver-Carone, y el posible estado cambiante, de Florida antes de las elecciones de noviembre. El precio, por supuesto, es profundizar las divisiones dentro de la institución financiera en el peor momento posible para un continente latinoamericano cuya salud pública y economía han sido devastadas por la pandemia de Coronavirus.

América Latina no se rinde sin luchar

En la era post-Covid, el BID y sus líneas de crédito jugarán un papel importante en la recuperación de la región: como el mayor prestamista para proyectos de desarrollo en América Latina, tiene un volumen promedio de cartera de USD 37 mil millones de sus reservas y otros USD 2 mil millones de fondos externos. En entrevistas que ha concedido, Claver-Carone ha dejado pocas dudas sobre el hecho de que, para él, este peso fiscal es una herramienta geopolítica que se puede instrumentalizar para frenar la influencia china. Es más, los diplomáticos de la región temen que pueda comenzar a unir créditos a las condiciones políticas de una manera que castigue a los gobiernos progresistas de izquierda.

En términos ideológicos, los países latinoamericanos se han ido desplazando en diferentes direcciones durante algún tiempo. Después de que la ‘marea rosa’ de las administraciones de izquierda en todo el continente a principios del nuevo Milenio estallara en agosto de 2016 con el juicio político de la presidenta brasileña Dilma Rousseff, la región ha experimentado una reacción ultraconservadora como, desde Guatemala y Honduras hasta Bolivia, Colombia y Brasil, nuevos jefes de gobierno han llegado con programas para revertir el curso de la historia. La legislación que consagra la igualdad de derechos para los pueblos indígenas, los homosexuales y las mujeres se está diluyendo o vaciando, al igual que las cuotas para las minorías en las universidades y las regulaciones ambientales; la legalización del cannabis también está en la lista.

Sin embargo, ‘América Latina no se rendirá ante Trump sin luchar’, como escribe Shifter. Según los medios argentinos, Buenos Aires ha iniciado una contraofensiva, donde el peronista de izquierda Alberto Fernández ha asumido recientemente la presidencia. Infobae informa que ha hablado con su homólogo mexicano Andrés Manuel López Obrador, con quien mantiene contactos habituales y que, por ejemplo, medió entre Argentina y la firma de inversión estadounidense Blackrock. Los dos se consideran un eje de la democracia progresista en América Latina.

Cualquiera que sea el resultado de esta disputa diplomática, y sigue siendo bastante abierta, el daño colateral es inevitable.

Una vez que llegaron a un acuerdo, Fernández llamó al jefe diplomático de la UE, Josep Borrell, para que lo subiera a bordo; pronto fue seguido por el presidente conservador de Chile, Sebastián Piñera, y luego Costa Rica y Perú entraron al redil. Trabajando juntos, sugirieron retrasar las elecciones del 12 de septiembre a marzo de 2021, con el argumento oficial de que la pandemia requeriría una reevaluación fundamental del papel y la orientación del BID (y la consideración no oficial es que Trump podría perder las elecciones este noviembre, tomando a Claver -Carone retrocede de la mesa).

Machacando los números

Sin embargo, esta medida no cierra el trato, ya que, para ser elegido, un solicitante necesita el respaldo de al menos 15 de los 28 estados con capital social suscrito en el banco y una mayoría absoluta de votos (que son proporcionales a el porcentaje de acciones que posee el estado). Claver-Carone tiene 16 países de su lado que son compañeros ideológicos de la actual administración estadounidense o dependen económicamente de los Estados Unidos: Colombia, Honduras, Brasil, Guyana, Guatemala, Haití, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Uruguay, El Salvador, Panamá y Jamaica; incluso Venezuela, que tiene el 6% y está representada por un enviado del líder opositor conservador Juan Guaidó, apoya a Claver-Carone.

También parece probable que Claver-Carone se asegure una parte suficiente de los votos, ya que solo EE. UU. Representa el 30 por ciento del poder de voto; sus aliados representan el 23,9 por ciento, dejando sólo el 22 por ciento a sus oponentes. Su única esperanza puede ser que el comité electoral no esté quorado – el 75 por ciento del capital social suscrito debe estar presente – y que la delegación de Estados Unidos, por tanto, acepte retrasar la votación. Aquí es donde entran en juego Canadá (4 por ciento), Japón (5 por ciento) y Europa: la UE ha instado a retrasar las elecciones, pero es una institución, no un suscriptor, por lo que no tiene voz. Por el contrario, sus miembros que no son miembros prestatarios (Italia, España, Alemania, Francia y Portugal, todos con una participación de entre el 1% y el 2%) deberían actuar de forma concertada. En la actualidad, los gobiernos de los estados miembros aún tienen que posicionarse públicamente.

Ambos lados están jugando duro. Claver-Carone está planteando un potencial aumento de capital, y por lo tanto un potencial para mayores volúmenes de crédito, como una zanahoria para los países que deseen apoyarlo y también promete que la reubicación de las empresas estadounidenses que se retiran de China enviará nuevas inversiones en la dirección America latina. Por su parte, México y Argentina, que trabajan con AstraZeneca para desarrollar una vacuna Covid-19, ofrecen la posibilidad de acceso preferencial a la misma una vez que esté lista; el presidente de Perú también está tratando de que el primer ministro canadiense y amigo personal Justin Trudeau se sume. Tradicionalmente, Canadá ha votado con Estados Unidos en las elecciones del BID, pero no hay amor perdido entre las administraciones de Trudeau y Trump.

Cualquiera que sea el resultado de esta disputa diplomática, y sigue siendo bastante abierta, el daño colateral es inevitable. «Si Trump no puede conseguir que Claver-Carone ocupe el cargo, saldrá con un ojo morado y su influencia claramente menguando», dice Benjamin Gedan, director del Proyecto Argentina en el Wilson Center en Washington. y si se establece Claver-Carone, pero Trump pierde las elecciones, entonces el BID se encontrará encabezado por alguien con un mandato de cinco años sin ningún respaldo político ”.

.

Ver Fuente

Related posts

Mercado de gafas de América Latina con un valor de 15.05 mil millones de dólares a una tasa compuesta anual de 6.8%; Incrementar las iniciativas gubernamentales para impulsar el crecimiento en Brasil

Redacción

CI Rotary Sunrise brinda apoyo médico en América Latina

Redacción

Ex ejecutivos de Fox negados en oferta para juicio de fútbol por separado

Redacción

Dejar Comentario