Somos Prensa
Oriente Medio

‘Demandas no satisfechas’: Se reanudan las protestas contra el gobierno en Irak | medio este

Cientos de manifestantes reunidos en Bagdad, provincias del sur, exigiendo reformas, fin a la corrupción.

Los manifestantes iraquíes se están reuniendo en la plaza Tahrir de Bagdad para conmemorar un año desde que estallaron las protestas contra el gobierno y se apoderaron del país.

“Nuestra sangre, nuestras almas, nos sacrificamos por ti Irak”, corearon cientos de manifestantes mientras marchaban por el epicentro del movimiento de protesta.

Las manifestaciones del domingo renovaron los mismos llamamientos de octubre pasado que vieron el inicio del mayor movimiento de protesta antigubernamental de Irak desde la caída de Saddam Hussein en 2003, con manifestaciones en la capital Bagdad y en el sur de Irak, principalmente chiíta, exigiendo servicios básicos, oportunidades de empleo y el fin de corrupción.

Las manifestaciones a nivel nacional sin líderes se convirtieron en un movimiento descentralizado que golpeó a una clase política que los manifestantes consideraban más leales a Irán y Estados Unidos que a los ciudadanos iraquíes.

«Hoy es un día importante, ya que se cumple un año desde el 25 de octubre y nuestra revolución por la que dimos nuestra sangre y sacrificamos a muchos mártires», dijo Muntather Mahdi, de 24 años, a Al Jazeera.

Muntather Mahdi, de 24 años, llegó a Bagdad procedente de Ashi Qar para participar en las protestas. [Abdallah Sallam/Al Jazeera]“En la cima de nuestras demandas está responsabilizar a los asesinos y secuestradores. Hay que lograr justicia y seguiremos viniendo hasta que lo veamos ”, dijo Mahdi, quien vino de la gobernación de Dhi Qar.

Grandes grupos de manifestantes también se reunieron en otras provincias del sur, incluidas Babilonia y Basora, sosteniendo carteles y coreando consignas contra el gobierno.

Manifestantes de varias partes de Irak comenzaron a dirigirse a la capital anoche para las protestas del domingo.

Si bien muchos lograron ingresar a Bagdad y llegar a la plaza Tahrir, las fuerzas de seguridad impidieron que algunos viajaran en autos y otros vehículos, según activistas y periodistas.

Algunos planeaban quedarse en la plaza Tahrir, mientras que otros se reunieron en las entradas de la Zona Verde fuertemente fortificada, donde se encuentran la sede del gobierno de Irak y la embajada de Estados Unidos, donde se han desplegado las fuerzas de seguridad desde el sábado por la noche.

El primer ministro Mustafa al-Kadhimi había dado órdenes estrictas a las fuerzas de seguridad para que evitaran el uso de munición real y pidió que las manifestaciones permanecieran pacíficas. [Thaier Al-Sudani/Reuters]

Allawi Square, cerca de la Zona Verde, Ali Shimmari, un manifestante de 26 años que salió de la gobernación oriental de Wasit por la mañana, dijo que estaba decidido a ingresar a pesar de las tensiones entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad que estaban en el aumento.

«Hoy es una continuación de lo que comenzamos el año pasado», dijo Shimmari a Al Jazeera.

“Nuestras demandas no se han cumplido. Continuaremos nuestras protestas hasta que veamos el cambio que queremos ”, agregó, refiriéndose a demandas que incluyen cambios masivos a la clase política y responsabilizar a quienes atacaron a los manifestantes en las manifestaciones que estallaron el año pasado.

Anteriormente, el primer ministro Mustafa al-Kadhimi había dado órdenes estrictas a las fuerzas de seguridad de evitar el uso de munición real y pidió a las manifestaciones que permanecieran en paz.

Un año después

El año pasado, cientos de miles de manifestantes salieron a las calles para exigir la destitución de la élite política iraquí, a la que acusaron de incompetencia, corrupción y lealtad a Irán.

Unos 600 manifestantes murieron y miles resultaron heridos en meses de enfrentamientos antes de que el movimiento perdiera impulso y se detuviera en medio de la pandemia de coronavirus.

Las protestas obligaron a dimitir del entonces primer ministro Adel Abdul Mahdi. Fue sucedido por al-Kadhimi, quien se comprometió a integrar las demandas de los manifestantes en los planes de su gobierno de transición.

Pero sobre el terreno, se ha logrado poco. El nuevo gobierno aún tiene que implementar reformas importantes en un país donde, según el Banco Mundial, uno de cada tres jóvenes está desempleado.

Irak también ha sido testigo de una serie de asesinatos y desapariciones forzadas de periodistas y activistas políticos desde octubre de 2019.

Al-Kadhimi se comprometió a investigar los recientes asesinatos, pero hasta la fecha nadie ha sido responsabilizado.

Al comentar sobre las protestas, el analista iraquí independiente Sajad Jiyad dijo: “El hecho de que las protestas hayan continuado durante más de un año y hoy se renueven con un mayor número en varias ciudades muestra que la presión todavía está sobre la élite gobernante y que aún no se han realizado reformas significativas. logrado, lo que podría aplacar a los manifestantes «.

“El tamaño de las protestas no ha alcanzado las cifras de hace un año, pero dado que la situación económica se ha deteriorado y la confianza en el sistema político sigue cayendo, es muy probable que las protestas cobren mayor impulso”, agregó.

Información adicional de Abdallah Salam en Bagdad

.

Ver Fuente

Related posts

Facciones rivales en Libia acuerdan la implementación del acuerdo de alto el fuego | medio este

Redacción

ONU elogia el «avance» de las elecciones en Libia en las conversaciones políticas de Túnez | medio este

Redacción

Teme que el bloque político árabe se divida antes de las elecciones en Israel – Monitor de Oriente

Redacción

Dejar Comentario