Somos Prensa
America Latina

Pandemia fuerza el día ‘virtual’ de la Virgen de Guadalupe en México

CIUDAD DE MÉXICO (AP) – Por primera vez en décadas, los católicos mexicanos se vieron obligados el sábado a abandonar lo que muchos consideran la peregrinación religiosa más grande del mundo, en la que millones visitan la Basílica de Guadalupe en Ciudad de México el 12 de diciembre.

La peregrinación marca el día en 1531 cuando se dice que la Virgen de Guadalupe, patrona de los católicos de América Latina, apareció en la ladera detrás de la basílica. Millones vienen cada año, muchos caminando o en bicicleta durante días desde pueblos lejanos.

Este año, los funcionarios de la iglesia acordaron cerrar la basílica para evitar la propagación del COVID-19, y ofrecieron servicios virtuales y encendido de velas para marcar el día sin reunión.

Fue la primera vez que la iglesia no ha acogido a grandes multitudes de fieles desde que se construyó la basílica moderna en la década de 1970, y desde que el conflicto religioso en la década de 1920 cerró una basílica más antigua cercana.

Barricadas y policías bloquearon la entrada a la vasta plaza frente a la basílica. Las tiendas cercanas todavía vendían imágenes religiosas y velas, pero había pocos compradores.

Alejandro Castillo, de 53 años, normalmente estaría en la basílica el 12 de diciembre. Pero estaba satisfecho de estar en casa en su pueblo de San Gregorio Azompa, a unas 75 millas (120 kilómetros) al este de la Ciudad de México.

Castillo había logrado visitar la basílica justo antes de que cerrara el miércoles; Las autoridades habían animado a la gente a acudir antes del cierre, a dejar flores u otras ofrendas.

Castillo caminó tres días con un enorme retrato de la Virgen en la espalda; a su lado caminaba su hijo de 11 años.

“Habían pasado años desde que llegué a los bancos” en el vasto edificio, señaló, “porque siempre había demasiada gente”.

“Pero esta vez nos dieron permiso”, dijo. «Gracias a la Virgen».

Los fieles suelen acudir portando imágenes de la Virgen, algunas avanzando de rodillas, muchas cumpliendo promesas que hicieron a cambio de su ayuda en situaciones difíciles.

El Papa Francisco ha concedido una indulgencia a los católicos romanos para que no tengan que visitar físicamente el santuario.

El arzobispo Carlos Aguiar Retes lo expresó así: “Dejemos que la Virgen nos visite en nuestros hogares”.

En cambio, la iglesia ha establecido enlaces de video e Internet para ver el encendido de velas a la Virgen. Está previsto que la basílica vuelva a abrir el lunes. Pero la Ciudad de México se encuentra en las garras de lo que los funcionarios llamaron una «emergencia por coronavirus», con tasas de infección en rápido aumento y el 78% de sus hospitales llenos. Se confirma que unas 18.600 personas murieron de COVID-19 en la ciudad de nueve millones.

Pero la gente sigue acercándose a las puertas de la basílica.

La maestra Jaqueline Castillo, que no es pariente de Alejandro Castillo, llegó a la basílica con una estatua de la Virgen, con la esperanza de que fuera bendecida, pero no pudo hacerlo.

“Tenemos que obedecer las instrucciones, es triste pero al mismo tiempo, está bien, lo que están haciendo las autoridades”, dijo Castillo. «Están cuidando nuestra salud y la de todos los demás».

Para Alejandro Castillo y otros, visitar a la Virgen es más que un hábito; es un acto de devoción. De niño, dijo, sufrió abusos y golpizas después de ser separado de su familia; cuando se reunieron, le prometió a la Virgen que regresaría cada año. Este año lo hizo, aunque no fue el 12 de diciembre.

“Estoy muy contento”, reflexionó.

___

Los periodistas de AP Diego Delgado y Marco Ugarte contribuyeron a este informe.

.

Ver Fuente

Related posts

¿Se encamina el banco de desarrollo más importante del hemisferio occidental hacia un cambio radical?

Redacción

Mexican cómico Manuel «El Loco» Valdés días at 89

Redacción

Industria mundial de control de acceso electrónico hasta 2028

Redacción

Dejar Comentario