Somos Prensa
America Latina

Se pide a América Latina y el Caribe que se preparen para la vacuna COVID

Con Canadá convirtiéndose en el tercer país después de Gran Bretaña y Bahrein en otorgar la aprobación de emergencia para el uso de la vacuna Pfizer COVID-19, todavía no hay una fecha de implementación sobre cuándo los países de América Latina y el Caribe pueden esperar tener acceso a las primeras dosis de un vacuna contra el virus mortal.

“Si bien se están considerando varias vacunas candidatas, todavía no se ha aprobado ninguna vacuna para su distribución en nuestra región”, dijo la Dra. Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud, la rama regional de la Organización Mundial de la Salud, el miércoles durante una sesión informativa remota desde Washington.

Aún así, en previsión del lanzamiento de una vacuna, la OPS esta semana convocó a ministros de salud de toda la región en una sesión extraordinaria. Pide a los países miembros que se preparen para la compra y distribución de una vacuna COVID-19, y que prioricen quiénes serán los primeros en la fila.

“Al principio no tendremos dosis suficientes para proteger a todos. Entonces, el objetivo es salvar vidas utilizando el primer despliegue para llegar a los más vulnerables a desarrollar formas graves de COVID-19 ”, advirtió Etienne.

“Cada país debe identificar grupos prioritarios y adaptar las campañas de comunicación y los materiales para satisfacer sus necesidades, incluso trabajando junto con los líderes comunitarios para empoderar a las comunidades y buscar la vacunación”, agregó. “Los trabajadores de la salud probablemente estarán entre los primeros en beneficiarse de una vacuna y también desempeñarán un papel clave en la concienciación sobre la importancia de la inmunización”.

Las campañas de vacunación siempre han sido un desafío en América Latina y el Caribe, donde los países han luchado durante mucho tiempo para vacunar a su población contra enfermedades que se erradican en otras partes del mundo.

En Puerto Rico, donde los funcionarios aún esperan que la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. Autorice el uso de emergencia de las vacunas de Pfizer y Moderna, se les dijo a los residentes que tuvieran paciencia durante un reciente evento digital organizado por organizaciones científicas y de salud pública.

“Tendremos suficientes vacunas para vacunar a toda la población que necesita ser vacunada”, dijo el martes la subsecretaria del Departamento de Salud de Puerto Rico, Dra. Iris Cardona. “Lo que pasa es que en las primeras semanas no todas las dosis necesarias llegarán en un solo envío”.

Cardona dijo que el Departamento de Salud de la isla, a través de su división de vacunas, está a cargo de organizar el proceso de distribución y administración. Ha seguido las pautas y recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Operación Warp Speed ​​de la administración Trump para establecer su plan de vacunación, que ha llevado meses formular.

Los trabajadores de la salud, comenzando por los que trabajan en hospitales, serán los primeros en recibir la vacuna en la isla, así como las personas que viven en instalaciones de vida asistida y otros espacios confinados compartidos, y los trabajadores esenciales. Se espera que la primera ronda de vacunaciones tome aproximadamente tres meses, dijo Cardona. En las siguientes fases, que podrían superponerse con la primera, el departamento de salud espera que la vacuna esté ampliamente disponible en farmacias, consultorios médicos y centros de vacunación, entre otros. Se iniciará la inoculación de la población en general con pacientes que padecen enfermedades crónicas, dijo Cardona en una entrevista radial con la estación puertorriqueña WKAQ.

El mes pasado, la OPS dijo que su meta inicial será vacunar al 20 por ciento de la población de América Latina y el Caribe contra el nuevo coronavirus. El costo: más de $ 2 mil millones por al menos 2 mil millones de dosis de una vacuna para fines de 2021.

Los países de bajos ingresos de la región recibirán ayuda de la Facilidad COVAX, una alianza de la OMS que se creó para garantizar el acceso equitativo a las vacunas COVID-19, mientras que 28 países autofinanciados que han firmado acuerdos con la Facilidad COVAX tendrán la opción de comprar vacunas a través del Fondo Rotatorio de la OPS. Se espera que esto acelere el acceso a una vacuna.

“Aún no sabemos cuántas dosis se producirán en 2021 o 2022”, dijo el miércoles el subdirector de la OPS, Jarbas Barbosa.

Barbosa también dijo que los científicos aún no conocen el nivel de cobertura necesario para interrumpir la transmisión del virus, que ha matado a más de 753.000 personas en las Américas y sigue registrando un número récord de nuevas infecciones.

“Basado en otras enfermedades y otras vacunas, la OMS tiene una estimación. Necesitamos llegar al menos al 70 por ciento de la población para interrumpir la transmisión ”, dijo Barbosa. “Pero esto sigue siendo una hipótesis. Necesitamos tener más investigación y más información para confirmar esto.

“El primer paso, y es un gran paso, es vacunar a este 20 por ciento de cada población para proteger a los grupos más vulnerables y salvar vidas, y este es un desafío muy importante en todo el mundo”, dijo Barbosa. «Por esta razón, estamos apoyando a estos países de América Latina y el Caribe para que tengan sus planes de inmunización y estén listos para el lanzamiento de una vacuna».

Durante los últimos ocho meses, los países de todo el mundo han invertido $ 10 mil millones en el esfuerzo por desarrollar vacunas, diagnósticos y terapias. Pero todavía hay una brecha financiera de $ 28 mil millones, incluidos $ 4,3 mil millones que se necesitan con urgencia para los próximos dos meses, dijo el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, a la Asamblea General de la ONU durante una sesión especial el 3 de diciembre sobre la pandemia.

“Esta financiación es fundamental para la fabricación, adquisición y entrega masiva de nuevas vacunas y herramientas COVID-19 en todo el mundo”, señaló.

En total, 189 países están participando en la iniciativa COVAX, y los países de la región de las Américas representan aproximadamente una quinta parte de los miembros.

Etienne dijo que a pesar de las dificultades económicas que los países de América Latina y el Caribe han soportado durante la pandemia global, han hecho su parte «para asegurar más de mil millones de dólares en pagos iniciales y garantías financieras para comprometerse con COVAX».

Durante las últimas semanas, la región de las Américas ha experimentado algunos de los niveles más altos de infecciones por COVID-19 desde que se detectó por primera vez el brote en Brasil.

Hasta el momento, ha habido más de 28,5 millones de casos de COVID-19 en la región, y Honduras y Guatemala experimentan un aumento de casos en áreas recientemente devastadas por huracanes. Después de mantener el virus a raya durante meses, muchos países del Caribe también están experimentando un aumento leve pero constante en las infecciones. Esto es cierto en los territorios holandeses de Curazao, Aruba y Sint Maarten, y los territorios británicos de Bermuda, las Islas Caimán y las Islas Turcas y Caicos.

“La situación en algunos países de América del Sur también es preocupante”, dijo Etienne. La curva, una vez aplanada en Uruguay, ahora vuelve a subir. Brasil, que reportó 20.000 casos al día hace un mes, ahora reporta más de 50.000 casos, el más alto de Sudamérica.

“El sistema de salud de Brasil está bajo presión y los hospitales están al máximo en algunas áreas”, dijo. “También estamos viendo un aumento en los casos y muertes en las áreas de Colombia que limitan con Venezuela y Ecuador. Más al sur, Paraguay está experimentando un aumento en las infecciones y las autoridades de salud están monitoreando la situación de cerca para garantizar suficiente capacidad de camas para atender a los pacientes críticos ”.

Etienne dijo que tienen la esperanza de que las vacunas COVID-19 que pronto llegarán al mercado ayudarán a contener la pandemia, «pero esto llevará tiempo y una planificación avanzada». Ella y otros también advirtieron que es solo una herramienta en la caja. Los individuos deben continuar con la distancia social, lavarse las manos y usar máscaras.

Jacqueline Charles ha informado sobre Haití y el Caribe de habla inglesa para el Miami Herald durante más de una década. Finalista del Premio Pulitzer por su cobertura del terremoto de Haití de 2010, recibió el Premio Maria Moors Cabot 2018, el premio más prestigioso para la cobertura de las Américas.

.

Ver Fuente

Related posts

Maruti Suzuki comienza la producción y exportación de Jimny de India, quedan 184 unidades para América Latina

Redacción

Las élites de América Latina buscan un acceso corrupto a las vacunas

Redacción

Latin America News – Los niños venezolanos ahora son el sostén de sus familias

Redacción

Dejar Comentario