Somos Prensa
America Latina

EE.UU. vuelve al Consejo de DDHH de la ONU, donde coincidirá con Cuba o Venezuela

EE.UU. volverá a tener asiento a partir del próximo 1 de enero en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, uno de los organismos más polémicos de la organización internacional por la mala reputación en ese ámbito de muchos de sus miembros.

EE.UU. fue uno de los 18 países elegidos para renovar parte del consejo, que acoge a 47 países. Entre ellos, aparecen algunos con un historial en DDHH muy cuestionable, como Cuba, China, Rusia o Venezuela. Ello a pesar de que el organismo tiene como objetivo, según sus propios estatutos, «el fortalecimiento de la promoción y protección de los DDHH en todo el mundo y enfrentarse a violaciones de DDHH y hacer recomendaciones sobre ellas».

La desconexión entre los objetivos del organismo y algunos de sus miembros habituales -Venezuela, por ejemplo, se presenta con frecuencia a la elección, que permite formar parte de él durante tres años- fue la razón por la que Donald Trump decidió en 2018 que EE.UU. lo abandonara.

«Hace demasiado tiempo que el Consejo de DDHH ha sido un protector de abusadores de DDHH y una cloaca de prejuicios ideológicos», aseguró entonces la embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley.

«El consejo sigue buscando chivos expiatorios políticos en países con buen historial en DDHH para distraer de los que abusan y forman parte de él», añadió Haley.

La Administración Biden es consciente de los problemas que lastran al Consejo de DDHH de la ONU. Su secretario de Estado, Antony Blinken, reconoció que «tiene importantes defectos, como la atención desproporcionada que pone en Israel o la participación de varios estados con historiales lamentables en DDHH».

Aún así, consideró que la presencia de EE.UU. servirá para «oponerse a los intentos de subvertir los ideales en los que se fundó» el organismo.

El presidente de EE.UU., Joe Biden, confirmó al principio de su presidencia que su país volvería al organismo, dentro del regreso a entidades multilaterales de las que Trump salió durante su mandato, como la Organización Mundial de la Salud o el Acuerdo de París sobre cambio climático.

«EE.UU. volverá a ser una voz constructiva que trabajará para contribuir a que el Consejo de DDHH se mantenga fiel a su mandato», dijo Biden tras celebrar la elección al organismo.

Su embajadora ante la ONU, Lind Thomas-Greenfield, aseguró que el papel de EE.UU. será «unirse a los defensores de los DDHH y enfrentarse a violaciones y abusos» y detalló que los primeros esfuerzos dentro del organismo estarán dedicados a Afganistán, Birmania, China, Etiopía, Siria y Yemen.

El propio proceso de elección de nuevos países miembros, ocurrido el jueves, muestra los problemas del consejo. En la víspera, Human Rights Watch había pedido a los países miembros de la ONU que no votaran a candidatos con historiales «lamentables» en este ámbito, como Camerún, Eritrea o Emiratos Árabes Unidos. Todos ellos resultados elegidos sin problema. De hecho, de los 18 países elegidos, EE.UU. fue el que sacó menos votos, solo por detrás de Eritrea.

Ver Fuente

Relacionados

Argentina informa de 1.314 nuevos casos y 35 muertes por la covid-19

EFE

Comienza la feria del libro de Guatemala con invitado de honor de Nicaragua

Redacción

Migrantes haitianos se internan en la selva de Colombia rumbo a frontera con Panamá

Redacción

Dejar Comentario